menulista  
ingresar crear cuenta buscador  imprimir artículo
 
 
 
 
   
Intolerancia a la lactosa
  Lic. Ariana Guevara / Lic. Carolina Lairet

La intolerancia al azúcar que contienen los productos lácteos se genera por la insuficiencia de una enzima llamada lactasa 

 La intolerancia a la lactosa se produce por la insuficiencia de la lactasa, una enzima que se encarga de fraccionar la lactosa –el azúcar que se encuentra en la leche y otros alimentos lácteos– en dos: glucosa y galactosa. Esta enzima se produce en el intestino delgado.  

 La página web de la Clínica Mayo indica que esta enfermedad debe diferenciarse de la alergia a la leche. El segundo caso se trata de una respuesta del sistema inmunológico a las proteínas que se encuentran en productos lácteos, que aparece durante los primeros años de vida. En algunas ocasiones, los alérgicos a la leche pueden sufrir de anafilaxis después de consumir estos alimentos –los síntomas son: dificultades para respirar, picazón, shock. 

 Aunque la escasez de lactasa puede evidenciarse desde el nacimiento, de acuerdo con la Sociedad Norteamericana de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica, eso no es lo que sucede con más frecuencia. Las causas más comunes son las infecciones, los parásitos y otras enfermedades –como la intolerancia al gluten y la enfermedad de Crohn–. Otra posibilidad es que la intolerancia se desarrolle a medida que la persona va creciendo, sin una causa aparente. Según este organismo, generalmente ocurre después de los cinco años de edad.

 En función de estas causas, la intolerancia a la lactosa puede clasificarse en tres categorías, como lo indica la página web del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano de Estados Unidos:

 -Intolerancia primaria: los síntomas aparecen sin que se hayan evidenciado enfermedades digestivas previas. De acuerdo con esta institución americana, este es el tipo más común. Algunos estudios señalan que podría ser genética, aunque no es una certeza.

-Intolerancia secundaria: se produce después de sufrir algún problema gastrointestinal.

-Intolerancia congénita: es la ausencia completa de la enzima lactasa. La condición se mantiene toda la vida. Este tipo aparece con menos frecuencia.

 Este mismo organismo señala que hay entre 30 millones y 50 millones de norteamericanos que padecen la enfermedad.

 ¿Cómo se sabe si alguien sufre de intolerancia a la lactosa? Según un documento de la biblioteca virtual Medline Plus, los síntomas son: inflamación del abdomen, cólicos, diarrea, nauseas, gases, pérdida de peso y otros. Estas molestias aparecen de media hora a dos horas después de consumir algún producto lácteo. De todos modos, un diagnóstico certero sólo puede ofrecerlo un médico.

 Limitaciones alimenticias

No siempre es necesario eliminar completamente los alimentos que contienen lactosa. A veces pueden consumirse pequeñas cantidades sin que se presenten los síntomas. Según especialistas consultados se recomienda introducir gradualmente pequeñas cantidades de productos lácteos con menores cantidades de lactosa. Una dieta con bajo contenido de lactosa debe tener menos de 10 g al día del azúcar.

 A continuación se presenta algunos productos lácteos con el contenido de lactosa por ración, ver imagen 1.

 Los nutricionistas sugieren consumir quesos madurados y duros en vez de quesos frescos, así como se tolerará mejor la leche entera que la leche descremada.  Sin embargo, estas decisiones deben tomarse con ayuda de un especialista.

 Aquí se ofrecen algunas recomendaciones generales para sobrellevar la intolerancia a la lactosa:

 -  Pueden consumirse productos lácteos deslactosados como leche, yogurt.

 - Si se hace indispensable la suspensión de los productos lácteos, deben administrarse suplementos de calcio o consumir alimentos que lo contengan como las sardinas, espinacas, salmón, leche de soya, naranja, brócoli y otros.

 - Combinar los productos lácteos con otros alimentos que no posean lactosa, para facilitar la digestión.

 - Si el médico lo aprueba, pueden tomarse pocas cantidades de productos lácteos varias veces al día, en lugar de ingerir grandes porciones.

 - Leer muy bien las etiquetas de los productos. Evitarlos si aparecen estas palabras: leche, lactosa, suero, derivados de la leche, leche deshidratada, sólido de leche, leche en polvo. Muchas veces los panes, cereales, aderezos, dulces, galletas, cervezas y comidas congeladas, contienen estos elementos.

 Fuentes:

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000276.htm

http://www.youngwomenshealth.org/splactose.html

http://www.naspghan.org/user-assets/Documents/pdf/diseaseInfo/Lactose-S.pdf

http://digestive.niddk.nih.gov/ddiseases/pubs/lactoseintolerance_ES/WYNTK_LactIntolerance_EN_SP.pdf

http://www.nichd.nih.gov/publications/pubs/upload/NICHD_MM_Lactose_FS.pdf

http://www.mayoclinic.com/health/milk-allergy/DS01008/DSECTION=symptoms 

 

 

 


 

ANÚNCIATE EN MENULISTA | Todos los derechos reservados. INVERSIONES MENULISTA CA. RIF: J-29676154-0 | Términos y Condiciones
bienvenidos
recetas
diario
semanal
mercado
artículos
interés
cursos
talleres
 
contacto