menulista  
ingresar crear cuenta buscador  imprimir artículo
 
 
 
 
   
La clave en la digestión
  Antonieta Moreno Casañas

Para garantizar un procesamiento correcto de los alimentos, se debe comer con serenidad. El estrés es enemigo de la salud gástrica


En los últimos años el nivel de estrés ha aumentado considerablemente. La rutina es cada vez más agotadora y cualquier cosa debe ser hecha con la mayor prisa posible. Pero, ¿realmente debe ser así, o tan sólo ha sido una imposición de nosotros mismos? Es hora de tomarnos con calma nuestros días.


Una de las consecuencias que podemos sufrir por las prisas son las alteraciones digestivas. Para lograr una buena digestión debemos completar todos los procesos físico-químicos de forma correcta.


La digestión comienza en la boca con la primera fase llamada “fase salival”, en la que se lleva a cabo la masticación y salivación de los alimentos. Debemos tomar en cuenta que este primer proceso es el único que se realiza de manera conciente, y por esta razón debemos poner todo nuestro esfuerzo en hacerlo de la manera adecuada.


Disfrutar del sabor de las comidas es un placer enteramente beneficioso que ha sido reemplazado por la prisa; la mayoría de las personas con problemas gastrointestinales sólo tragan los alimentos y no permiten que el bolo alimenticio se forme correctamente.


Para que los procesos inconcientes de la digestión ocurran de forma correcta es necesario que todos nuestros órganos cumplan sus funciones, pero no podrán hacerlo sin la ayuda del sistema nervioso neurovegetativo y el sistema vascular. En todo este proceso influirá de manera relevante el estado emocional y psíquico de la persona.


Si tenemos problemas emocionales, preocupación o reflexión obsesiva, estrés, un estado anímico tenso o realizamos muchas actividades al mismo tiempo, indudablemente esto se verá reflejado en nuestra digestión,  y por lo tanto sufriremos de ciertas enfermedades, como náuseas, vómitos, sensación de pesadez abdominal, hemorroides, estreñimiento, úlceras y muchos trastornos más, que poco a poco nos irán desgastando.


Se pueden seguir estos consejos para que las emociones no afecten la digestión:


1) Es importante mantener una actitud de serenidad, renunciando a las prisas y al estrés. Sentarnos, relajarnos y comenzar a disfrutar, tanto de vista como de olfato, todos los alimentos que se nos presenten. No debemos perder una sola característica.


2) La masticación es uno de los pasos más importantes del proceso digestivo. Se deberían realizar aproximadamente 30 masticaciones por bocado y en cada uno de ellos procurar triturar bien los alimentos, para ayudar a nuestro estómago. Si masticamos debidamente sentiremos saciedad más rápido y consumiremos menos.


3) Debemos evitar los alimentos y bebidas frías para no forzar al estómago a gastar su energía caliente. Si esta energía se agota, el estómago se debilitará y se provocarán digestiones pesadas con dolores gástricos.


4) Durante la comida se debe beber poco y, de hacerlo, se recomiendan líquidos calientes como infusiones de salvia, romero, jengibre o regaliz que alivian el estómago.


Estos sencillos pasos, aplicados a nuestra rutina diaria, a la larga incidirán en la transformación de nuestra calidad de vida.

ANÚNCIATE EN MENULISTA | Todos los derechos reservados. INVERSIONES MENULISTA CA. RIF: J-29676154-0 | Términos y Condiciones
bienvenidos
recetas
diario
semanal
mercado
artículos
interés
cursos
talleres
 
contacto